Álvaro Tato: Poesía

Poesía



De Gira (Premio Internacional de poesía Miguel Hernández-Comunidad Valenciana 2011):

HIMNO

Que haya viento a favor.
Que mires atrás una sola vez
para saber que aún no te persigues.

Que encuentres la alegría de perderte, 
la certeza fugaz de no estar muerto,
alguien que te acompañe
y cosas que sucedan.

Que sigas. Que te pares.
Que nunca des contigo.


Y que tu patria sea ese lugar
al que no llegarás.


MIGRACIÓN

Atraviesa la noche del Atlántico
una bandada lenta
de personas dormidas.

Todas ya despedidas
y todas en camino,
bajo sus pies el cielo y el océano
idénticos, oscuros, llenos
de muertos y tesoros
y más allá quizá
algo que hacer
o alguien que espera.


Quietas, calladas, duermen.
Cruzan la noche juntas y despacio.
¿Qué soñarán a bordo
de su pájaro blanco?


AUTOVIDA

Por la pared de nubes metálicas revienta
el sol de siempre, lento.

Ruedan paisaje adentro nuestras casas
de chapa. ¿Cuánto queda?

Otra tarde termina en los cristales
de esta ciudad tumbada,
el esqueleto negro del más viejo
hogar.


LLAMA

Para escuchar de nuevo
nuestra canción de amor contra la noche
rodeamos la hoguera
de estas mismas palabras, las de siempre,
y les damos calor.

DESCENSO

Sumergidas al fondo
del cielo negro brillan
ciudades,
medusas abisales
bajo los pies descalzos de los buzos
que sueñan con sus nombres.

Esqueletos de luz en la ventana,
armaduras, incendios, salamandras.

Leyendas a la espera
de otro avión que se hunda.


De Cara máscara (2007):

PUCK

Toma la flor azul del sueño,
la roja del amor,
la blanca de la luna
y la negra del bosque.

Toma la flor naranja de la noche,
la flor verde del aire.
Toma la flor morada del deseo
y la flor amarilla de la muerte.

Cuando despiertes
se encenderá tu ramo
colgado de las varas del telar
del último escenario.


MARGARITA

Si lo que somos fuera
no lo que sabes, sino
eso que no, ni nadie,
ni tú siquiera, eso
que sólo es porque no
se sabe, que no tiene
nombre ni nada y pasa
entre nuestras palabras,
bajo las cifras, más
acá de nuestros sueños
y libros, más al fondo
de todas nuestras magias,
más alto que la torre
donde doblan campanas,
más hondo que la tumba
donde ya no te espero;
si lo que somos no
fuera lo que has querido,
lo que buscabas siempre,
lo que encontraste en vano,
sino lo que no, entonces,
sólo entonces.


EL ACTOR

Soy una casa abierta
nueva.
Y cada huésped deja
un rastro de sí mismo en las paredes.

Soy una casa abierta
llena.
Los huéspedes fugaces
dejan cada mirada distinta en las ventanas.

Soy una casa abierta
vieja.
Cada huésped esconde
un sueño diferente debajo de las camas.

Soy una casa abierta
muerta.
Y vosotros, mis huéspedes,
os lleváis hasta el marco de las puertas.


ACTO V

Tumba de la PALABRA. Al pie de la tumba yace el CUERPO. Entra la CANCIÓN. Al público.

CANCIÓN:

Nombres,
                sombras de cuerpos
por la página blanca,
por la pared del sueño.

Cuerpos,
               nombres de sombra.
Entre paredes blancas
late la tinta roja.

Cuerpos y nombres:
                                 tiempo.
Amar, decir palabras
y después el silencio.

Sale la luna.